MENU

JLo se une a la marcha feminista con su nuevo trabajo “Ain’t your mama”

¿Hace gracia verdad? Lo que hasta hace nada veníamos contemplando como los iconos sexuales, latinos, de largas piernas y voluminoso trasero, ahora resulta que se han puesto farrucas y mediante canciones, denuncian lo que ellas mismas han estado provocando.

Jenifer López, el icono por excelencia de principios de los 2000 y durante muchos años ganadora de “El culo”. Famosa por sus canciones con ritmo, sus bodys apretados, su cara de “me huele todo mal para marcar pómulo” y los escarceos amorosos con Ben Affleck para ganarse a norte américa y a Marc Anthony para ganarse a la otra mitad del continente, ha sacado un nuevo trabajo. Ha llegado más felina, fuerte y feminista que nunca.

“Ain’t your mama”, canción que podríamos calificar del resultado coctelérico entre “Dear future husband” de Meghan Trainor y “Why don’t you love me” de Beyoncé y que en lo único que ha destacado de las mil y unas reivindicaciones feministas musicales que se están haciendo actualmente, son las kilométricas y extrañas botas creadas por Rihanna para su colección especial de Manolo Blahnik. Bueno eso y que el rubio le queda como una patada en el mismísimo. Me gusta hacer buenas críticas, y soy una persona que se vuelve como un gremlin mojado cada vez que le ponen una canción de JLo, refiriéndome a que lo doy todo y me encanta, pero si algo no soporto es la publicidad o el marketing utilizado en cosas tan serias como la violencia de género o el machismo.

jennifer-lopez-aint-your-mama-vid-2016-billboard-1549

Esto es una realidad, y luchar por ello no es enfundarte en unas caras botas, dar cuatro saltitos y repetir un estribillo enternecedor y feminista que tampoco dice nada más allá de lo que TODOS ya sabemos. Luchar por ello es colaborar con las asociaciones de mujeres maltratadas, estar con ellas, aportar ideas, ser escuchada de otra manera y utilizar las influencias que tiene para solventar ciertos problemas que tienen las madres, hermanas, hijas o mujeres en consecuencia a los maltratos de los hombres.

Pero esto es una reflexión como otras muchas, así que musicalmente me limitaré a decir que el resultado es repetitivo, poco influyente, plagiado, poco original y con una calidad musical pésima en comparación de lo que, dentro de su género, está acostumbrada a hacer.

Juzgad por vosotros mismos.

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *